La supervivencia se torna difícil en el parque yellowstone, en Estados Unidos, porque hay diariamente luchas encarnecidas por culpa de la territorialidad entre osos y lobos. Estas peleas no siempre terminan bien y hay veces que dejan regueros de sangre.