Skip to content

Historia de las razas de gatos

La cría de razas de gatos con fines estéticos data de finales del siglo XIX en Inglaterra, a partir de ese momento las diferentes razas de gatos inundaron todos los hogares del mundo, dejando de ser considerados como aliado de las brujas y del hereje. Y fue precisamente por este motivo por el que estuvieron apartados de la sociedad durante muchísimos años en la Edad Media.

A lo largo de la historia de las razas de gatos, desde su aparición entre 7.500 – 7.000 a.C., estos animales han experimentado diversas formas de aceptación y rechazo por parte de la sociedad, desde el Antiguo Egipto donde eran venerados y alabados hasta la Edad Media, donde eran quemados en la hoguera por la creencia de que eran animales demoníacos.

La primera aparición de un inventario de razas de gatos fue a finales del siglo XIX y se trataba de una clasificación que abarcaba cuatro grandes familias de razas de gatos: Catus domesticusCatus angorensisCatus hispanicus y Catus coeruleus. Desde entonces hasta la actualidad las razas de gatos no han dejado de crecer en todo el mundo alcanzando la cifra de 8 razas de gatos diferentes en 1900 y 25 o 30 razas de gatos en el año 1989. Son casi 100 las razas o tipos de gatos reconocidas a principios del siglo XXI.

La expectación que causaron las razas de gatos más atractivas entre la alta sociedad dieron lugar a la intención de buscar gatos de raza puros. De aquí nacen las exposiciones y exhibiciones de gatos de razas en las que cada vez más y más personas estaban interesadas en acudir o participar. 

Entre este empeño por conseguir gatos de raza puros es donde surgen los criaderos de gatos, centros especializados donde venden gatitos de las diferentes razas de gatos existentes, si se trata de una raza habitual no resultará difícil encontrar un criadero especializado en esta raza de gato donde, incluso obtendrás el certificado que verifica la raza de gato que compras (pedigrí).

Hoy en día, las diversas razas de gatos y sus cruces están presentes en más de 2,5 millones de hogares en España (2020) superando la cantidad de perros con creces.