Este bebé ciervo nació con una pata herida, su madre lo abandonó a su suerte, pero gracias a Dios, nació en las cercanías de la casa de este hombre, el cual decidió adoptarlo, y una vez pasado el miedo del cervatillo, se negó a abandonar a el hombre que le salvó la vida.