Increíble. Este vídeo me ha dejado sin aliento. Si ayer vimos a marcos, el hombre que se crió con lobos, hoy vamos a ver ni más ni menos que el reencuentro con sus hermanos lobos. Sólo tuvo que acudir a Sierra Morena y empezar a aullar como hacía en su niñez. En seguida aparecieron lobos que lo reconocieron y empezaron a lamerlo de arriba a abajo como si de perros se tratasen.