Imaginaros el hambre que tenía que estar pasando este cocodrilo que está encerrado en un zoológico de México para terminar comiéndose una tortuga, que practicamente son sus únicas amigas dentro de esas cuatro paredes.