¿Os acordáis del verdadero Hachiko? ¿El famoso perro de Tokyio que espero fielmente a su amo en una estación de ferrocarril de esta gran ciudad? Pues por lo que vemos no es el único, este pequeño peludo de Japón también lleva varios años esperando a que su dueña regrese, es por eso que ya es considerado el nuevo Hachicko.

El pobre vive solo en una gran casa sin luz ni agua y sin ningún tipo de compañía y todos los días desde hace tres años acude aquí, sentándose en la puerta a esperar a la que fue su dueña, la que nos cuentan los vecinos del barrio que era una anciana que sufría la enfermedad de alzehimer y que además sufrió de una parálisis provocando su traslado hacia un hospital.

Aun así, su pequeño perro no pierde la esperanza de que algún día aparezca por esa puerta donde la espera con fidelidad.

Como es lógico, los vecinos aprecian y quieren ya a este pequeño perro, con el cual se sienten conmovidos y le llevan alimentos, agua y más de una caricia, ya que una vez más, estos pequeños peludos nos demuestra la lealtad, fidelidad y amor que nos brindan cada día demostrándonos que nos aman por encima de todo.