Cariño, caricias, cosquillas. Son las cosas que siempre nos motiva hacerles a nuestros animales. La verdadera pregunta es ¿sabemos cómo hacerlo?

Lo cierto es que nadie lo hace de la mejor manera y la verdad no es tan fácil como creemos. Nosotros tenemos la responsabilidad de aprender las formas, el proceso y el mecanismo necesario para actuar.

No todos los animales son iguales, algunos son tímidos, otros juguetones y otros brabucones.

Primero captar el carácter de tu animal es esencial, para tener una buena interacción.

Lo más practico que puedes hacer es tocarlo, si esta gruñón acariciarlo hasta que lo notes relajado y tranquilo.

¿Cómo acariciar un gato?

A continuación, te explicare como hacerlo parte por parte. Así sabrás como actuar en cada parte del cuerpo.

Partes donde se puede acariciar a un gato

  1. Cabeza

Para ellos es recomendable usar las yemas de los dedos, dándole unas caricias suaves y ligera en su pelaje. Puedes hacerlo en su mentón, orejas o en la frente. Eso sí, hay gatos que, si no te conocen o no están acostumbrado a ese tipo de caricias, puede reaccionar de otra manera.

  1. Lomo

Es una de las forman donde más disfrutan y se divierten. Cuando lo acaricias del cuello y sigues por toda su espalda, hasta la cola seguro te amaran y más si realizas movimientos constantes.

Trata de hacerle este cariño o masaje de forma suave y juguetona. No le apliques mucha presión, si le encantan te aseguro que ellos mismo te invitara a seguir realizando estos cariños.

  1. Panza

Haz visto un gato relajado, claro que sí. Es un animal que le gusta estar siempre en ese estado. Por ello presta atención cuando se lance al piso y te habrá completamente el vientre, eso es una invitación más que clara que quieres que lo acaricies en la barriga.

Algunos gatos no les gusta que le hagas cariño en esa parte, pero lo que son libre y disfrutan de las tremenduras hará el proceso fácil y divertido.

  1. Los pies

En lo personal no te recomiendo que juegues con los pies de los gatos jamás, solo si tú te das cuenta que le gusta que le toques la misma.

Si eres capaz de enseñarle que debes hacerlo, será de utilidad si quieres cortarle las uñas luego.

Además, si lo adiestras puedes acariciarlo paulatinamente poco a poco. Dándole un buen relajamiento completo y divertido.

Conclusión

Mimar a tu gato como vez es completamente fácil, no hay complicaciones mayores. Ni riesgo solo si observas que no está acostumbrado a este proceso, trata de no obligarlo si lo vez que reacciona bruscamente relájate y no continúes.

A cambio si actúa completamente diferente, prosigues tranquilamente. Así te amara y agarrara mucha confianza contigo, solo te aconsejo observa su lenguaje corporal y revisa si está en estado de recibir cariño o que le den su espacio para relajarse y sentirse a gusto en su territorio.

Los animales son celosos, aunque no lo creas, así tú seas el amo el necesita su tiempo de descanso y de relajación.

Solo te recomiendo que actúes con precaución y con sutiliza hasta lograr el cometido.

Saludos.